PSICOLOGIA

"La Psicología es un viaje,recorrido y hospedaje constante a las entrañas del ser, donde las valijas tienen un papel preponderante, ya que ahí, se encuentran las herramientas de la Psicología".César S. Gómez Sánchez.

CIENCIA

"Una Ciencia puede perder su validez, cuando los individuos que la representan carecen de conocimientos y estan subordinados a un saber, se estereotipa y se eliminan los caracteres científicos". F. Nietzsche.

PSICOANALISIS

"Es que a una nueva verdad, no es posible contentarse con darle su lugar, pues de lo que se trata, es de tomar nuestro lugar en ella". Jacques Lacan.

FILOSOFIA

"Un Pueblo que no conoce su Historia, esta condenado irremediablemente a repetirla". Marco Tulio.

LITERATURA

"Erotismo y poesía: El primero es una metáfora de la sexualidad; la segunda, una erotización del lenguaje". Octavio Paz.

domingo, 21 de agosto de 2016

“El Deporte en Niños: ¿Estimulación o Mandato?”




“El Deportista Nace y se hace” 

Rego 2003.


“El Deporte en Niños: ¿Estimulación o Mandato?” 
Por 
Psic. César Sinuhé Gómez Sánchez.


El presente mes de Agosto se ha teñido por uno de los eventos globales y mediáticos de mayor fervor, identidad y pertenencia para diversas sociedades, como son los Juegos Olímpicos, que son conducidos por valores basados en el respeto, la amistad y la excelencia. Por lo que es necesario, abordar brevemente los procesos psicológicos experimentados en los deportistas, atletas y niños que innegablemente se ven influenciados para la elección de algún deporte presente o futuro.  

Para su elección, está nace en la infancia del deportista a través del aprendizaje y la experimentación del juego con los padres que revelará las aptitudes del niño para algún deporte sea individual o colectivo; la primera, caracterizada en el aprendizaje de sus capacidades sensorio motriz, óculo-manuales y del pensamiento, derivadas en habilidad y experiencia física del niño; mientras que las segundas, se verán introyectadas o incorporadas psíquicamente a los niños por las figuras paterna o materna, con la clarificación de reglas y respeto que el deporte implica (autoridad-padre) y por otro lado la contención en la tolerancia a la frustración como capacidad de saber ganar o perder (Amor-Madre).

Las figuras afectivas de los niños en la elección de algún deporte (padre, madre, entrenador, maestro) representan una influencia decisiva en la obtención de resultados y la forma de experimentar y vivir el deporte para el niño, ya sea como “Estimulación o Mandato”. Como “Mandato”, se presenta cuando el adulto transfiere y adjudica sus ideales, sueños y deseos no cumplidos en el niño, con motivo de que esté los realicé por él, postura que fecundará en el infante sentimientos y sensaciones de ansiedad, presión y obligación por ganar, generando una lucha interna entre “Mandato de Eficacia” contra “disfrute de Actividad”, destruyendo su deseo interno por el deporte, así como, los vínculos entre padres-hijos y delimitando lo prolífero de sus cualidades, potencialidades, conocimiento y autoestima. Y como “Estimulación”, cuando el adulto o figura afectiva se ha focalizado en el acompañamiento de deseos, disfrute y decisiones del niño, nutriendo directa e indirectamente sus aptitudes reveladas a través del juego en su infancia, aspectos y procesos que incitarán al infante a descubrir y alimentar las estructuras de su realidad interna y externa en su personalidad.

Como se ha mencionado brevemente, los malestares psicológicos influyen en gran medida en los niños y futuros adultos para la obtención de resultados y el alcance de objetivos deportivos, sean positivos o negativos, conscientes o inconscientes, debido a que los deportistas experimentan miedos, manías, temor al fracaso o al triunfo, por lo que en la actualidad además de cumplir con un entrenamiento físico, preparación técnica y táctica según el deporte, se sugiere un “Entrenamiento Psicológico” (Terapia psicoanalítica) donde el deportista o atleta se le brinde un espacio terapéutico clínico que le habilite, permita y acompañe a vencer, comprender y conocer la raíz de sus miedos conscientes o inconscientes por medio de la palabra y el análisis, así como también, a focalizar sus deseos y motivaciones del reconocimiento propio y el disfrute de sus procesos, desligándolo de ansiedad, angustia, imperativos, cargas emocionales históricas y mandatos. Es Posible… ¿Hablamos?.


___________________ 

Ficha 
Titulo: “El Deporte en Niños: ¿Estimulación o Mandato?” 
Autor: César Sinuhé Gómez. 
Publicado: Diario "El Mundo" de Córdoba. 
Fecha de Publicación: 21-Agosto-2016 
Región: Córdoba, Veracruz, México. 
Medio: Impreso e Internet. 
Público: General.


___________________ 


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es

sábado, 13 de agosto de 2016

Intimidad (Francia-Inglaterra)




Eje: Amor y Parejas en el Siglo XXI (De lo líquido a lo light)
Título: Intimidad 
Dirección: Patrice Chéreau 
Producción: Patrick Cassavetti, Jacques Hinstin y Charles Gassot 
Guión: Anne-Lousie Trividic y Patrice Chéreau 
Música: Eric Neveux 
Fotografía: Francois Gedigier 
Protagonistas: Mark Rylance, Kerry Fox, Alastair Galbraith, Susannah Harker y Timothy Spall País: Reino Unido Año: 2001 
Género: Cine dramático y erótico

Sinopsis

Todo ocurre cuando un músico fracasado en Londres conoce a una mujer, pero que el amor no es lo que lo atrae sino el deseo sexual. Son desconocidos que no le interesa para nada conocerse el uno al otro, solo mantener relaciones. Ella acude todos los miércoles a su hogar por el solo derecho de tener placer. En cada encuentro omiten todas sus preguntas, de donde es, que trabaja, que le gusta y todo sobre su persona.

Pero uno de ellos quiere saber un poco más de la otra persona, quiere dejar de tener relaciones y entablar una amistad con ella. Aquí comienza el riesgo de la relación, el punto en que todo se quiebra y ese deseo sexual se va apagando. El deseo de hombre de tener una relación como una pareja normal va a crear varias dudas en ella, quien poco apoco dejará de ir donde él. Pero el destino le tiene preparado varias sorpresas, y es que de casualidad se irán encontrando por la calle de Londres.

Instrucciones: 
1. Click en el icono de play (abrirá página emergente, cerrarla)
2. Volver a dar Click en Play en color azul de reproductor.
3. listo!






Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es

domingo, 7 de agosto de 2016

“¡Piensa Positivo!: ¿Felicidad Artificial?”


“Ponemos más interés en hacer creer a los demás que somos felices 
que en tratar de serlo” 

François de la Rochefoucauld.



“¡Piensa Positivo!: ¿Felicidad Artificial?” 
Por 
Psic. César Sinuhé Gómez Sánchez.


¡Piensa Positivo!, ¡realiza tu verdadero potencial!, ¡Sé tu mismo!, ¡Sonríe… no pasa nada!, ¡Coloca tu destino al universo!, ¡Vive tu presente al máximo!, son algunas de las frases pomposas y radicales que bombardean sin cesar al individuo de nuestro tiempo, a través de modas, libros de autoayuda, anuncios comerciales, conferencias, etc. y que se han materializado en tendencias de pensamiento y práctica como son: los coaching, esoterismo, prácticas motivacionales empresariales, ley de la atracción, entre otras, con la misión artificial de buscar una “rectificación del estado del ánimo (felicidad permanente) y producción (dinero)”, traducido en un optimismo obligatorio, donde la queja y la reflexión no existe y el control social lo envuelve todo. 

Cabe destacar que a esta tendencia de “Pensamiento Optimista” le han confundido y equiparado equivocadamente con la “Psicología Positivista”, error de gran magnitud, debido a que, la primera nace con los despidos masivos posterior a la segunda guerra mundial y adquiriendo elementos distorsionados a través del tiempo de religiones de oriente; mientras que la segunda, se establece en los formalismos de la “Psicología Científica” avalados por el método de descartes o cogito cartesiano. Por tal, “Pensamiento radical Optimista”, no es lo mismo que “Psicología Positivista”.

Se revela que el “Pensamiento radical Optimista”, disfrazado de “felicidad artificial”, establece diversos malestares psíquicos a sus portadores, debido a que son sumergidos en un delirio donde la fantasía y la falta de compromiso les impide constituir el contacto con la realidad para afrontar adecuadamente la resolución de sus conflictos y experiencias, sujetados a la frase “Coloca tu destino al universo”, que deriva en el desarrollo de sensaciones de incertidumbre, angustia y miedo a la verdad que le rodea, nutritivas para la elaboración de padecimientos como depresión, ansiedad, delirios, culpa, conflictos existenciales, trastornos cognitivos y del temperamento.

Pero este radicalismo optimista va más allá, puesto que el “¡Sonríe… no pasa nada! y ¡Vive tu presente al máximo!” fungen como mecanismos de defensa ante la inseguridad aportada por la incertidumbre en la fantasía, que inhibe al mismo tiempo sentimientos y emociones dictadas por el “no pasa nada”, produciendo con ello, soledad y fragilidad en los vínculos afectivos del sujeto, que busca alicientes en la huida e intento de llenar vacíos existenciales por medio del culto a lo momentáneo, efímero y transitorio que el presente aporta (relaciones sin amistades, compras sin sentido, sonrisas sin motivos, etc.) pero que dolorosamente elimina lo más preciado de las experiencias y raíces otorgadas por el pasado, así como, una destrucción de la posibilidad de planificar un futuro en base al conocimiento real de sí mismo y sus decisiones.

Con esto, finalmente se instaura un individualismo donde la empatía es eliminada y canjeada por un narcisismo plasmado de ideas de grandiosidad, fantasía de éxito ilimitado (poder, belleza, dinero), necesidad de admiración excesiva, egoísmo y una valoración desmesurada por lo material, acompañado de culpa y frustración por su incapacidad de gozar obligadamente los miles de estímulos que su presente le impone. Es Posible… ¿Hablamos?.


___________________ 

Ficha Titulo: “¡Piensa Positivo!: ¿Felicidad Artificial?” 
Autor: César Sinuhé Gómez. 
Publicado: Diario "El Mundo" de Córdoba. 
Fecha de Publicación: 07-Agosto-2016 
Región: Córdoba, Veracruz, México. 
Medio: Impreso e Internet. 
Público: General.


___________________ 


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 


Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es

martes, 2 de agosto de 2016

Pájaros volando. (Arg)




Título original: Pájaros volando 
Director: Néstor Montalbano 
Guión: Damián Dreizik 
Música: Pablo Borghi 
Fotografía: Marcelo Iaccarino 
Reparto: Diego Capusotto, Luis Luque, Verónica Llinás, Alejandra Flechner, Damián Dreizik, Vanesa Weinberg, Juan Carlos Mesa, Osqui Guzmán, Tahiel Arévalo 
Productora: Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) 
Género: Comedia 
Año: 2010 
País: Argentina. 

José (Diego Capusotto), vive en Buenos Aires con su padre, con quien no tiene una buena relación. Es músico, pero se mantiene con las ganancias que le da su remisería, y cuando puede toca con su banda en algún Pub. Siente nostalgia del éxito que ya nunca más pudo alcanzar, como en la época en la que tocaba con su primo Miguel (Luis Luque). Ambos habían logrado cierta notoriedad con el tema “Pájaros volando”, de su banda “Dientes de Limón”. Después de mucho tiempo de no verse, Miguel, que vive en Las Pircas, un pueblito de las sierras cordobesas, viene a visitarlo, y le propone que abandone la ciudad y se vaya con él. Le dice que allí podrá disfrutar del contacto con la naturaleza. En esa pequeña localidad, Miguel vende imanes y artesanías de ovnis y seres extraterrestres en una feria. José -a quien en realidad las cosas no le van bien, ya no aguanta a su padre, en lo económico no logra avances y con su banda ya no convoca a nadie-, decide dejarlo todo e irse con su guitarra a Las Pircas.



Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es

Roland Barthes: "El susurro del lenguaje" (PDF).



"El susurro del lenguaje" (PDF). 
Roland Barthes. 

El susurro denota un ruido límite, un ruido imposible, el ruido de lo que, por funcionar a la perfección, no produce ruido; susurrar es dejar oír la misma evaporación del ruido: lo tenue, lo confuso, lo estremecido se reciben como signos de la anulación sonora. Y en cuanto a la lengua, ¿puede susurrar? Como palabra parece ser que sigue condenada al farfulleo; como escritura, al silencio y a la distinción de los signos: de todas maneras siempre quea demasiado sentido para que el lenguaje logre el placer que sería el propio de su materia. Pero lo imposible no es inconcebible: el susurro de la lengua constituye una utopía. ¿Qué clase de utopía? La de una música del sentido. La lengua, susurrante, confiada al significante en un inaudito movimiento, desconocido por nuestros discursos racionales, no por ello abandonaría un horizonte de sentido: el sentido, indiviso, impenetrable, innominable, estaría, sin embargo, colocado a lo lejos, como un espejismo el punto de fuga del placer. Es el estremecimiento del sentido lo que interrogo al escuchar el susurro del lenguaje, de ese lenguaje que es, para mí, hombre moderno, mi Naturaleza.

Descarga Gratis Aquí!!!!!!




Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es

V. Filosofía aquí y ahora: Capítulo 7: "Los intelectuales y el poder."




Programa: Filosofía Aquí y Ahora. 
Conductor: José Pablo Feinmann 
Temporada: 5 
Capítulo: 7 
Tematica: "Los intelectuales y el poder" 

Sub Temas: 

5A. El discurso del rectorado. 
5B. La voluntad de Poder: Expandirse para vivir 
5C. ¿Es posible la disidencia en un régimen de terror? 
5D. El hombre como ser padeciente.

José Pablo Feinmann despliega las propuestas de los grandes pensadores de todos los tiempos y presenta sus escritos esenciales para pensar la historia del mundo y de la actualidad desde un marco filosófico. El tipo de exposición, el uso de un lenguaje claro y un formato televisivo que ayuda a afianzar los conceptos e ideas más importantes proponen un abordaje didáctico y abierto, desde la particular mirada de este escritor, filósofo y guionista. En esta nueva temporada, Feinmann se detiene sobre la construcción de pensamiento en relación a los derechos humanos y la identidad.






 Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 


Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

 Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es

“La medida del verdadero amor es: Puedes insultar al otro”: Entrevista A SLAVOJ ŽIŽEK.




ENTREVISTA A SLAVOJ ŽIŽEK. 
“La medida del verdadero amor es: Puedes insultar al otro” 
Por Sabine Reul y Thomas Deichmann.


El filósofo esloveno Slavoj Žižek se ha convertido en objeto de un culto a partir de sus muchos escritos –incluyendo The Ticklish Subject: The Absent Centre of Political Ontology (Verso, 2000), una crítica juguetona del asalto intelectual a la subjetividad humana.

En la prestigiosa Feria del Libro de Frankfurt, en octubre de 2001, Žižek habló con Sabine Reul y Thomas Deichmann sobre subjetividad, multiculturalismo, sexo y falta de libertad luego del 11 de septiembre. 

Pregunta: ¿Arrojó el 11 de septiembre nueva luz sobre su diagnóstico de lo que está ocurriendo en el mundo? 

Slavoj Žižek: Una de las frases que oímos repetirse sin cesar en las últimas semanas es que nada volverá a ser igual luego del 11 de septiembre. Me pregunto si hay de verdad un cambio tan sustancial. Hay, por cierto, un cambio en el nivel de percepción o publicidad, pero no creo que podamos hablar todavía de una ruptura fundamental. Se confirmaron actitudes y miedos preexistentes, y ahora ocurrió realmente lo que los medios nos decían sobre el terrorismo. 

En mi obra, pongo un fuerte énfasis en lo que usualmente se llama virtualización o digitalización de nuestro medio ambiente. Sabemos que el 60% de la gente en el planeta no ha hecho siquiera un llamado telefónico en toda su vida, pero hay un 30% de nosotros que vive en un universo digitalizado construido y manipulado artificialmente, que se distingue de modo creciente de los medios naturales o tradicionales. Parece como si en todos los niveles viviéramos cada vez más una vida desprovista de sustancia. Se consume cerveza sin alcohol, carne sin grasa, café sin cafeína, y eventualmente, sexo virtual... sin sexo. 

La realidad virtual, para mí, representa el clímax de este proceso: hay ahora realidad sin realidad.. o una realidad absolutamente regulada. Pero hay otra faceta más. A lo largo de todo el siglo XX, veo una tendencia en sentido contrario, para la que mi buen amigo el filósofo Alain Badiou inventó un bello nombre: “la passion du réel”, la pasión por lo real. Es decir, dado precisamente que el universo en que vivimos es un universo de convenciones muertas y artificialidad, la única real experiencia auténtica debe ser algo extremadamente violento, una experiencia desgarradora. Y lo sentimos de alguna manera como una vuelta a la vida real. 

P: ¿Sería eso lo que estamos viendo ahora? 

SZ: Creo que eso puede ser lo que ha definido al siglo XX, un siglo que comenzó en realidad con la Primera Guerra Mundial. Todos recordamos los escritos de Ernst Jünger, donde ensalza la experiencia del combate cara a cara y la define como la más auténtica. O en el nivel del sexo, el film arquetípico del siglo XX sería Ai No Corrida [El imperio de los sentidos], de Nagisa Oshima, donde la idea es que no se es verdaderamente radical si no se va hasta el fin en un encuentro sexual, si no se torturan el uno al otro hasta que no sobrevenga prácticamente la muerte. Debe hacer extrema violencia para que el encuentro sea auténtico. 

Otra figura emblemática en este sentido sería el así llamado ‘cutter’, un fenómeno patológico muy difundido en los EEUU. Debe haber alrededor de dos millones de personas, en su mayoría mujeres, pero varones también, que se cortan con navajas. ¿Por qué? No tiene nada que ver con masoquismo o impulsos suicidas. Es simplemente que no sienten ser personas reales, de modo que la idea básica es que sólo a través del dolor y cuando se siente la tibieza de la sangre es posible volver a conectarse. Me parece que esta tensión es el trasfondo contra el que se puede apreciar el efecto de aquel acto de que hablamos 

P: ¿Se relaciona esto con sus observaciones sobre la muerte de la subjetividad en The Ticklish Subject: The Absent Centre of Political Ontology? Allí dice Ud. que el problema es de lo que llama ‘forclusión’: la articulación del sujeto es forcluída por la evolución de la sociedad en los últimos años. 

SZ: El punto de partida de mi libro sobre el sujeto es que, incluso si se encuentran en neta oposición unas respecto de la otras, casi todas las orientaciones filosóficas actuales concuerdan en una suerte de posición antisubjetivista básica. Por ejemplo, Jürgen Habermas y Jacques Derrida estarían ambos de acuerdo en que el sujeto cartesiano debe ser desconstruido, o, en el caso de Habermas, introducido en una dialéctica subjetiva más amplia. Cognitivistas, hegelianos... todos concuerdan en esto. 

Siento la tentación de decir que debemos retornar al sujeto, aunque no a un sujeto puramente racional al modo cartesiano. Mi idea es que el sujeto es inherentemente político, en el sentido en que ‘sujeto’, para mí, denota una partícula de libertad, uno ya no hunde sus raíces en una sustancia firme cualquiera, sino que se encuentra en una situación abierta. No es posible hoy en día seguir aplicando simplemente las viejas reglas. Enfrentamos paradojas que no nos ofrecen salidas inmediatas. En este sentido, la subjetividad es política. 

P: Pero este tipo de subjetividad política parece haber desaparecido. En sus libros habla Ud. de un mundo post-político. 

SZ: Cuando digo que vivimos en un mundo post-político, me refiero a una impresión ideológica errónea. En realidad no vivimos en un mundo así, pero el universo existente se presenta como post-político en el sentido de que hay una suerte de pacto social básico según el cual ya no se percibe a las decisiones sociales elementales como decisiones políticas, y no se las discute como tales. Se han vuelto simples decisiones de gesto y de administración. Y los conflictos restantes son en su mayoría conflictos entre diferentes culturas. Tenemos la forma presente de capitalismo global, más algun tipo de democracia tolerante como el último exponente de esa idea. Y, paradójicamente, sólo muy pocos están preparados para cuestionar este mundo. 

P: ¿Y qué hay de malo en eso? 

SZ: Este mundo post-político parece conservar todavía la tensión entre lo que usualmente llamamos liberalismo tolerante y multiculturalismo. Para mí –y esto a pesar de que nunca me gustó Nietzsche– la vieja oposición nietzscheana entre nihilismo activo y pasivo es la definición que más se adapta a este estado de cosas. Nihilismo activo, en el sentido de no querer nada por sí mismo, es esta auto-destrucción activa que sería precisamente la pasión por lo real, la idea de que, para vivir completa y auténticamente, hay que comprometerse en la auto-destrucción. Por otro lado, está el nihilismo pasivo, lo que Nietzsche llama “el último hombre”, que vive una vida estúpida y autocomplaciente, sin grandes pasiones. 

El problema con un universo post-político es que tenemos estos dos aspectos enfrentados en una suerte de dialéctica mortal. Me parece que para romper el círculo vicioso hay que reinventar la subjetividad. 

P: Dice Ud. también que las élites en nuestro mundo occidental están perdiendo los estribos. Que quieren abandonar viejos conceptos como humanismo o subjetividad. Contra eso, dice Ud. que es importante considerar todo lo que puede ser importante conservar de lo viejo. 

SZ: Por supuesto, no estoy en contra de lo nuevo. De hecho, me siento casi tentado de repetir lo que decía Virginia Woolf. Creo que fue en 1914 que dijo que era como si la eterna naturaleza humana hubiera cambiado. Ser humano no significa ya lo mismo. No deberíamos, por ejemplo, subestimar el impacto social intersubjetivo del ciberespacio. Lo que estamos presenciando hoy es una redefinición radical de lo que significa el concepto de ser humano. 

En internet, por ejemplo, se dan fenómenos extraños. Están los sitios llamados ‘cam’, donde la gente expone sus secretos más íntimos en el sentido más vulgar a un público anónimo. Hay sitios donde –incluso yo, con mis gustos decadentes, sufrí un golpe al enterarme de esto– la gente pone una cámara de video en el baño, de modo que se los pueda ver defecar. Es una situación totalmente nueva. No es privado, pero tampoco es público. No es el viejo gesto exhibicionista. 

Comoquiera que sea, está ocurriendo algo radical, y hay una cierta cantidad de nuevos términos que se nos proponen para describirlo. El más comúnmente usado es ‘cambio de paradigma’, denotando que vivimos en una época de paradigmas cambiantes. Así, los cultores de la New Age nos dicen que no tenemos ya un individualismo cartesiano, mecanicista, sino una nueva mente universal. En sociología, los teóricos de la segunda modernidad dicen cosas similares. Y los teóricos del psicoanálisis dicen que ya no rige más el complejo de Edipo, sino que vivimos una era de perversión universalizada. 

No creo que debamos aferrarnos a lo viejo, pero estas respuestas son erróneas y no registran verdaderamente el quiebre que está teniendo lugar. Si juzgamos lo que está ocurriendo hoy según los estándares de lo viejo, podemos advertir el abismo de lo nuevo que emerge. 

Aquí me gustaría referirme a Pascal, cuyo problema también era la confrontación con la modernidad y la ciencia moderna. Su dificultad era que él quería seguir siendo un cristiano viejo y ortodoxo en esa era nueva, moderna. Es interesante que sus resultados sean mucho más radicales e interesantes para nosotros hoy que los resultados de superficiales filósofos liberales ingleses, que se limitaban simplemente a aceptar la modernidad. 

Se advierte lo mismo en la historia del cine, si nos detenemos en la época en que aparece el sonoro. Bien, se podría decir, “¿cuál es el problema?”. Adicionando el sonido a la imagen simplemente logramos una reproducción más realista de la realidad. Pero esto no es cierto en modo alguno. Es interesante que los directores que fueron más sensibles a lo que la introducción del sonido representaba realmente fueran generalmente los conservadores, los que lo miraban con excepticismo: Charlie Chaplin (hasta cierto punto), y Fritz Lang. El testamento del Dr. Mabuse, de Lang, presentaba de modo maravilloso esta dimensión espectral, fantasmal, de la voz, mostrando que la voz no es una simple cualidad secundaria de un cuerpo. Lo que no es más que otro ejemplo de cómo un conservador, como si estuviera temeroso del nuevo medio, tiene una comprensión mucho más profunda de su inquietante potencial de radicalidad. 

Lo mismo se aplica hoy. Hay gente que dice: “¿Cuál es el problema? Zambullámonos en el mundo digital, en internet, o en lo que sea.” No ven realmente lo que está ocurriendo. 

P: ¿Por qué entonces la gente declara el inicio de una nueva era cada cinco minutos? 

SZ: Precisamente, se trata de un intento desesperado para evitar el trauma de lo nuevo. Un profundo gesto conservador. Los verdaderos conservadores de hoy son los seguidores de los nuevos paradigmas. Tratan desesperadamente de evitar enfrentarse con lo que realmente cambia. 

Déjenme volver a mi ejemplo. En El gran dictador, de Chaplin, se satiriza a Hitler con el personaje de Hinkel. La voz es percibida como algo obsceno. Hay una escena maravillosa en que Hinkel da un gran discurso compuesto sólo por palabras obscenas, sin sentido. Sólo cada tanto reconocemos alguna palabra vulgar alemana como ‘Wienerschnitzel’ o ‘Kartoffelstrudel’. Se trataba de una genial intuición: de cómo la voz es una suerte de fantasma espectral. Esto se reveló a los conservadores que eran sensibles a la ruptura de lo nuevo. 

De hecho, todos los grandes quiebres ocurrieron de esa manera. Nietzsche era, en este sentido, un conservador, y creo poder decir que también Marx lo era. Marx siempre subrayaba que podemos aprender más de los conservadores inteligentes que de los simples liberales. Hoy, más que nunca, debemos mantenernos en esta actitud. Cuando algo sorprende, golpea, no se puede simplemente aceptarlo. No está bien decir: “Bueno, listo, juguemos los juegos digitales.” No deberíamos olvidar nuestra capacidad real de ser sorprendidos. Creo que el peligro mayor de estos tiempos es el de nada más dejarse llevar. 

P: Volvamos a algunas de las cosas que nos han sorprendido últimamente. En un artículo reciente Ud. postula la idea de que los terroristas son un espejo de nuestra civilización. No están afuera, sino que reflejan nuestro mundo occidental. ¿Podría explicarse un poco más?

SZ: Se trata, por supuesto, de mi respuesta a la tesis popular de Samuel P. Huntington y otros, que hablan de algo así como un “choque de civilizaciones”. No comparto esa tesis, y esto por una serie de razones. 

El racismo actual es precisamente este racismo de la diferencia cultural. Ya no dice: “Soy más que tú.” Dice: “Yo quiero mi cultura, tú puedes quedarte con la tuya.” Hoy, todos los derechistas dicen eso. De hecho, pueden ser muy posmodernos. Reconocen que no hay una tradición natural, que toda cultura es un constructo artificial. En Francia, por ejemplo, tenemos a la derecha neo-fascista, que se refiere a los desconstruccionistas diciendo: “Bien, la lección del desconstruccionismo en contra del universalismo es que sólo hay identidades particulares. Así que, si los negros pueden tener su cultura, ¿por qué no podríamos nosotros tener la nuestra?” 

Deberíamos también considerar la primera reacción de la “mayoría moral” norteamericana, específicamente Jerry Falwell y Pat Robertson, ante los ataques del 11 de septiembre. Pat Robertson es algo excéntrico, pero Jerry Falwell es una figura popular, que apoyó a Reagan y es parte del mainstream, no un tipo raro. Pues bien, su reacción fue la misma que la de los árabes, aunque se retractó unos días después. Falwell dijo que el ataque al World Trade Center era una señal de que Dios ya no protegía a los EEUU, porque los EEUU habían elegido un camino de maldad, homosexualidad y promiscuidad. 

De acuerdo al FBI, hay en la actualidad al menos dos millones de derechistas de la así llamada ala radical en los EEUU. Algunos son muy violentos, matan a médicos que hace abortos, por no mencionar el atentado de Oklahoma. Esto, para mí, muestra que la misma actitud violenta, anti-liberal, florece en nuestra propia civilización. Lo veo como una prueba de que el terrorismo es un aspecto de nuestro tiempo: no podemos ligarlo con una civilización particular. 

Respecto del Islam, deberíamos leer historia. De hecho, me parece que es muy interesante volver la vista hacia la ex-Yugoslavia. ¿Por qué Sarajevo y Bosnia fueron el centro de un violento conflicto? Porque era la república étnicamente más heterogénea de la ex-Yugoslavia. ¿Por qué? Porque fue dominada más tiempo por los musulmanes, y éstos fueron históricamente los más tolerantes, sin ninguna duda. Nosotros los eslovenos, y los croatas, ambos católicos, los echamos hace varios siglos. 

Esto prueba que no hay nada inherentemente intolerante en el Islam. Debemos preguntarnos más bien por qué este aspecto terrorista del Islam surge precisamente hoy. La tensión entre tolerancia y violencia fundamentalista se halla en el interior de una civilización. 

Otro ejemplo: en la CNN vemos al presidente Bush leyendo la carta de una niña de siete años, hija de un piloto que ahora vuela sobre Afganistán. En la carta dice que ella quiere a su padre, pero que si su país necesita que muera, ella está dispuesta a perderlo en aras de su país. El presidente Bush describió esto como patriotismo americano. Ahora bien, hagamos un simple ejercicio mental: imaginemos una niña afgana diciendo eso. Diríamos de inmediato: “¡Qué cinismo, que fundamentalismo, qué manipulación infantil!” De modo que ya hay algo en nuestra percepción. Pero lo que nos ofende de otros, también nosotros lo hacemos en cierta manera. 

P: ¿Multiculturalismo y fundamentalismo pueden entonces ser las dos caras de una misma moneda? 

SZ: No hay nada que decir en contra de la tolerancia. Pero cuando se “compra” esta tolerancia multiculturalista, otras cosas vienen con ella. ¿No es sintomático que el multiculturalismo eclosione precisamente en el mismo momento histórico en que desaparecen del espacio político los últimos rastros de la clase obrera? Para muchos antiguos izquierdistas, este multiculturalismo es una especie de sucedáneo de la política obrera. Ni siquiera sabemos si existe ya la clase obrera, para no hablar de la explotación de unos por otros. 

Quizás no tenga nada de malo. Pero está el peligro de que aspectos de la explotación económica se conviertan en problemas de tolerancia cultural. Y ahí sólo se requiere un paso ulterior, el que da Julia Kristeva en su ensayo «Etrangers à nous mêmes», al decir que no podemos tolerar a los otros porque no podemos tolerar la otredad en nosotros mismos. Eso es lo que yo llamo un craso reduccionismo cultural pseudo-psicoanalítico. 

¿No es a la vez triste y trágico que el único movimiento político relativamente fuerte, no marginal, que todavía dialoga con la clase trabajadora esté conformado por populistas de derecha? Son los únicos. Jean-Marie Le Pen en Francia, por ejemplo. Me perturbó verlo hace tres años en un congreso del Front National. Hizo subir al podio a un negro francés, a un argelino y a un judío, los abrazó y dijo: “No son menos franceses que yo. Mi único enemigo son las empresas internacionales cosmopolitas que descuidan los intereses de Francia.” Es el precio que pagamos: sólo la derecha habla todavía de explotación económica. 

La otra cosa que me parece mal de la tolerancia multiculturalista es su habitual hipocresía, en el sentido de que el otro al que toleran es ya un otro reducido. Lo otro está bien siempre y cuando se trate solamente de una cuestión de alimento, cultura, danzas. ¿Y la extirpación del clítoris? Tengo amigos que dicen: “Debemos respetar a los Indios.” Perfecto, pero ¿qué hay de esa antigua costumbre india según la cual, cuando un hombre muere hay que quemar a su esposa con él? ¿Respetamos eso? Aquí surgen los problemas. 

Un problema aun más importante es que dicha noción de tolerancia enmascara efectivamente a su opuesto, la intolerancia. Es un tema recurrente en mis libros el hecho de que, desde esta perspectiva liberal, la percepción básica de otro ser humano es siempre como la de algo que puede de algún modo dañarnos. 

P: ¿Se refiere a lo que llamamos cultura de la víctima? 

SZ: El discurso de la victimización es hoy casi el discurso dominante. Se puede ser víctima del medio ambiente, del cigarrillo, del acoso sexual. Encuentro algo triste esta reducción del sujeto a víctima: funciona aquí una noción extremadamente narcisista de la personalidad, y que es, de hecho, intolerante, en la medida en que implica que no podemos ya tolerar encuentros violentos con otros... y esos encuentros siempre son violentos. 

Detengámonos por un instante en el acoso sexual. Me opongo, por supuesto, a él, pero seamos francos. Imaginemos que sufro un impulso pasional, me he enamorado de otro ser humano, y declaro mi amor, mi pasión, por él o ella. Siempre hay en esto algo perturbador, violento. Puede parecer una broma, pero no hay nada de ello: no se puede emprender un juego de seducción erótica de modo políticamente correcto. Hay un momento de violencia; cuando se dice: “Te quiero, te amo.” De ningún modo es posible eludir este aspecto violento. Creo que este temor al acoso sexual incluye a este aspecto, el temor de un encuentro demasiado abierto, demasiado violento, con otro ser humano. 

Otra cosa que me molesta en el multiculturalismo es cuando me preguntan: “¿Cómo puede estar tan seguro de no ser un racista?” Mi respuesta es que hay una sola manera: cuando se puede intercambiar insultos, bromas brutales, chistes sucios, con un miembro de una raza diferente, y ambos sabemos que no hay detrás una intención racista. Si, por el contrario, jugamos el juego políticamente correcto, “Oh, cómo te respeto, qué interesantes son tus costumbres...”, es racismo invertido, y es repugnante. 

El ejército yugoslavo era una mezcla de nacionalidades... ¿Cómo nos hacíamos amigos con los albanos? Cuando empezábamos a intercambiar obscenidades, insinuaciones sexuales, chistes. Esta es la razón por la que el respeto políticamente correcto no es más que –para decirlo en las palabras de Freud– ‘zielgehemmt’ [de meta inhibida]. Todavía persiste la agresión hacia el otro.

Creo que hay una piedra de toque del verdadero amor: se puede insultar al otro. Como en esa horrible comedia alemana, un film de 1943 en que Marika Röck trata a su prometido de un modo brutal. Este novio es una persona rica e importante, y el padre de ella le pregunta por qué lo trata así. Ella responde: “Es que lo amo, puedo hacer con él lo que quiera.” Así son las cosas. Si hay verdadero amor se pueden decir cosas horribles, y no pasa nada. 

Cuando el multiculturalismo nos pide respeto por los otros, no puedo evitar pensar que esto se acerca peligrosamente al modo en que tratamos a nuestros hijos: la idea de que deberíamos respetarlos, aun cuando sepamos que aquello en lo que creen no es cierto. “No deberíamos destruir sus ilusiones.” No, creo que no se merecen que los tratemos como niños. 

P: En su libro sobre el sujeto, habla Ud. de un “verdadero universalismo”, que se opondría a este falso sentido de armonía global. ¿A qué se refería con eso?

SZ: Aquí tengo que hacerme una simple pregunta habermasiana: ¿cómo podemos fundar la universalidad en nuestra experiencia? Naturalmente, no acepto este juego posmoderno según el cual todos vivimos en una suerte de universo particular nuestro. Creo que hay una universalidad. Pero no creo en una universalidad a priori de reglas fundamentales o nociones universales. La única verdadera universalidad a la que tenemos acceso es la universalidad política, que no equivale a cierto sentido idealista abstracto, sino a una solidaridad en la lucha. 

Si estamos comprometidos en la misma lucha, si descubrimos que –y éste para mí es el auténtico momento de solidaridad– feministas y ecologistas, o feministas y obreros, todos tenemos de repente esta misma revelación: “Oh Dios, ¡pero si nuestra lucha era en última instancia la misma!” Esta universalidad política sería la única auténtica universalidad. Y esto, claro, es lo que falta hoy, porque hoy la política no es más que una mera negociación de compromisos entre diferentes posiciones. 

P: ¿Lo post-político subvierte la libertad de la que se ha venido hablando tanto en las últimas semanas? ¿Es eso lo que quiere decir? 

SZ: Lo que digo es que lo que nos venden hoy como libertad es algo de lo que se ha vaciado esta más radical dimensión de libertad y democracia. En otras palabras, la creencia de que las decisiones básicas respecto del desarrollo social se discuten o son zanjadas involucrando a la mayor cantidad de gente posible, una mayoría. En este sentido, no tenemos hoy una experiencia real de libertad. Nuestras libertades se reducen crecientemente a la libertad de elegir nuestro estilo de vida. Hasta cierto punto se puede elegir incluso la identidad étnica. 

Pero este nuevo mundo de libertad descrito por gente como Ulrich Beck, que dice que todo es asunto de negociación reflexiva, de elección, puede incluir nueva no-libertad. Mi ejemplo favorito es éste (y aquí tenemos ideología en estado químicamente puro): sabemos que es hoy muy difícil, en cada vez más dominios profesionales, obtener un trabajo duradero. Académicos o periodistas, por ejemplo, firman contratos de dos o tres años, que luego deben renegociar. Por supuesto, la mayoría de nosotros siente esto como algo traumático, perturbador, con lo que nunca se puede estar seguro. Pero entonces viene el ideólogo posmoderno: “Bueno, pero ésta es tu nueva libertad... ¡Puedes reinventarte cada dos años!” 

El problema para mí, es el modo en que se oculta la falta de libertad, se la enmascara precisamente en aquello que se nos presenta como libertades nuevas. Me parece que la explosión de estas nuevas libertades, que caen en el dominio de lo que Michel Foucault llamó el “cuidado de sí”, implica mayor falta de libertad social. 

Veinte o treinta años atrás, todavía estaba la discusión de si el futuro sería fascista, socialista, comunista o capitalista. Hoy nadie siquiera se molesta en discutirlo. Estas elecciones sociales fundamentales ya no son percibidas como materia de decisión. Un cierto dominio de cuestiones radicalmente sociales fue simplemente despolitizado. 

Me parece muy triste que, precisamente en una época en que tienen lugar cambios enormes, y en que de hecho se transforman profundamente las coordenadas sociales, no sintamos que esto es algo sobre lo que podemos decidir libremente. 

 ________________ 

Título Original: The One Measure of True Love is: You Can Insult the Other. Slavoj Žižek, Interviewed by Sabine Reul and Thomas Deichmann. 
From: Spiked 15 November 2001. 
http://www.spiked-online.com/Articles/00000002D2C4.htm. 
Traducción: FLV. © otrocampo.com 1999-2002 
info@otrocampo.com 
http://www.otrocampo.com/7/amor_zizek.html 
 ________________ 



Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es

domingo, 24 de julio de 2016

“Fracaso y Deserción Escolar: ¿Reprobados?”


“El Aprendizaje es una simple apéndice de nosotros mismos, 
donde quiera que estemos, está también nuestro aprendizaje” 

William Shakespeare.



“Fracaso y Deserción Escolar: ¿Reprobados?” 
Por 
Psic. César Sinuhé Gómez Sánchez.


En días precedentes México se ha matizado de colores y fiestas de índole anual, que reflejan la culminación de diversos grados escolares traducidos en momentos inolvidables para algunos, como son las clausuras de ciclo y el advenimiento de las merecidas vacaciones. Aunque está visión solo se limita a enfocar un segmento positivo y aceptable de la realidad escolar mexicana. Es necesario abordar otro contenido de dicha realidad, caracterizado por aquellos que no forman parte de la festividad y que son excluidos en la oscuridad y el silencio tortuoso por no merecerlas y como producto de su “Fracaso y Deserción Escolar”.

En los últimos años México ha materializado el 1er lugar en América Latina de desertores escolares de 15 a 18 años según la OCDE y CEPAL, mientras que UNICEF reporta un abandono y deserción del 21% de 7 a 14 años y un triste 55% de bajo rendimiento escolar en todas las edades. 

¿Pero qué factores influyen a los chicos en su bajo rendimiento, reprobación, deserción y abandono escolar?. 

Entre los factores de riesgo y causas más comunes y palpables, encontramos a: Familias disfuncionales, deterioro económico que obliga a los chicos a canjear escuela por trabajo, bajo nivel y flexibilidad cultural de los padres, violencia social e intrafamiliar (Moral, Económica, física, Psicológica y sexual), deficiente educación sexual en escuela y familia que motiva embarazos adolescentes, pobreza y bajas expectativas escolares depositadas a los alumnos, defectuosas estrategias y técnicas de enseñanza en los educadores, prejuicio, bullying, adicciones e indiferencia en el acompañamiento de tareas y aprendizaje de los padres con los hijos, lo que desarticula y elimina la creación de hábitos de estudio, así como, la comunicación y solidificación de los vínculos materno-paterno-hijo-sociedad.

En los factores de riesgo y causas de tipo Biológico-Orgánico que son portados desde el nacimiento o adquiridas por enfermedades en la primera infancia y que les dificultará un adecuado aprendizaje en su presente o futuro, ubicamos a las alteraciones del desarrollo cognitivo y psicomotor, con diversas modalidades de deficiencias intelectuales, afecciones neurológicas, trastornos del lenguaje por mal formaciones físicas, deficiencias visuales o auditivas, desnutrición, etc.

Y finalmente, los factores psicológicos que son una composición de todos los anteriores y sintetizados en la experimentación de ansiedad, depresión, baja autoestima, culpa, tristeza, hiperactividad, hipersexualidad, pasividad, desordenes de la conducta y sociabilidad representados por rabia, impulsividad, agresión y posturas desafiantes con la autoridad.

Por tal motivo, es de suma importancia clarificar y conocer con apoyo psicoterapéutico profesional las causas individuales que originaron la “Deserción, fracaso o reprobación escolar” en los chicos, con el objetivo, de solucionar e impedir la elaboración de nuevos y dolorosos traumas psíquicos en sus vidas, así como, el otorgarle las adecuadas y singulares herramientas para el re afrontar la realidad y dinámica escolar con deseo y dignidad. Es Posible… ¿Hablamos?.


___________________ 

Ficha Titulo: “Fracaso y Deserción Escolar: ¿Reprobados?” 
Autor: César Sinuhé Gómez. 
Publicado: Diario "El Mundo" de Córdoba. 
Fecha de Publicación: 23-Julio-2016 
Región: Córdoba, Veracruz, México. 
Medio: Impreso e Internet. 
Público: General.


___________________ 


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es

domingo, 26 de junio de 2016

“Niñ@s Padres: ¿Conflicto Generacional Más Allá de lo Objetivo?” 2da Parte


“No es obligatorio sufrir para ser poeta, 
la adolescencia ya es bastante dolorosa para cualquiera” 

John Clardí. 


“Niñ@s Padres: 
¿Conflicto Generacional Más Allá de lo Objetivo?” 
2da Parte 
Por 
Psic. César Sinuhé Gómez Sánchez.


El domingo pasado abordé la primera parte de este artículo (Visible en PRIMERA PARTE) dirigido a los “Niñ@s Padres”, entendidos como aquellos adolescentes con hijos que NO han alcanzado el perfeccionamiento en su maduración biológica y psicológica y que esto, les impide y dificulta asumir adecuadamente sus roles en materia de maternaje y paternaje. Los “Niñ@s Padres” se han dibujado en el tejido social como un fenómeno que se incrementa considerablemente en diversos sectores y que traslada padecimientos y malestares de tipo psicológico, cultural, económico, social, político, religioso, ético e histórico de generación en generación.

Los amplios matices conflictivos y psicológicos experimentados en la paternidad adolescente, se han de maximizar por medio de la cultura y la herencia generacional dada en México, apoyando y nutriendo la imagen representativa del “Padre Ausente”. Debido a que tal herencia se apuntala desde los momentos de la conquista española con la retirada del padre, que abandona a una madre con un hijo criollo o mestizo, iniciando así, un proceso cultural y social que implicaría fracturas, exclusiones y agresiones de género, derivadas en misoginia y poder. Tal causa cultural e histórica alimenta indirectamente la creación y justificación de un padre adolescente ausente, pues lo priva de la posibilidad de informarse, responsabilizarse, prepararse y aceptar un nuevo rol como padre de forma adecuada. Es por ello que quizá no se ha revisado con gran empeño el papel psicológico del embarazo adolescente en varones.

“La Paternidad del Adolescente Ausente”, no solo es flagelada y justificada por estereotipos creados en el pasado, ya en el presente de este, se vivifican procesos subjetivos y psicológicos que lo colocan en un estrecho conflicto para asumir su rol paterno, como son: 1) Ambivalencia: caracterizado por la lucha inconsciente entre el asumir o rechazar la paternidad, por lo común se culmina con el rechazo, 2) Pánico: Huir a la paternidad ante la posibilidad de perder libertad, autonomía, nuevas experiencias, identidad y plan de vida futuro, 3) Duelo: Dolor y confusión psíquica ante la perdida en la etapa de la niñez o adolescencia, pues la paternidad, implica un aceleramiento implacable al mundo de los adultos, duelo que es mostrado con negación, agresión, asimilación y finalmente en algunos casos, aceptación de la paternidad, y 4) conflicto de ideales: algunos adolescentes varones buscan inconscientemente construirse un futuro ideal mediante el embarazo, esto, ante las precariedades psicológicas que su familia le ha brindado durante su crecimiento, plasmando la frase “Cuando sea padre seré serio y responsable... y no seré como mis padres”. Conflictos Psicológicos y sociales que culminan regularmente en los llamados “Padres de Fin de Semana o a los que delegan el 100% de la responsabilidad a las mujeres.

Recordemos a los “Niños Padres y Adultos” Varones que la “Función del Padre” inadecuada o ausente, provocará en el hijo conflictos con figuras de autoridad, carencia de límites, déficit en su identidad genital y sexual, así como rasgos y contenidos depresivos y desafiantes. Es Posible… ¿Hablamos?


___________________ 

Ficha Titulo: “Niñ@s Padres: ¿Conflicto Generacional Más Allá de lo Objetivo?” 2da Parte 
Autor: César Sinuhé Gómez. 
Publicado: Diario "El Mundo" de Córdoba. 
Fecha de Publicación: 26-Junio-2016 
Región: Córdoba, Veracruz, México. 
Medio: Impreso e Internet. 
Público: General.



___________________

Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 




Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa:
Móvil y Whats app 271 749 3432
psicesaricyp@outlook.es